¿Puede un gato querer a una rata?

Pues sí, el vídeo que ves a continuación lo demuestra sin la más mínima duda. Aunque yo me plantearía ¿puede alguien querer a una rata? Sí, porque las ratas no son amorosas, ni siquiera al nacer atraen: tan pequeñajas, arrugadas, sin pelo ninguno y ¡de color rosa!

Vale que los recién nacidos no le parecen guapos a nadie, salvo a sus madres, pero ¿qué pensarán las hembras ratas de sus crías al nacer?

Creeréis que me estoy ensañando, que total la rata del vídeo es tan mona y cariñosa. Eso me suscita una duda para otro post ¿puede una rata ser mona? o ¿un gato ser mono? El adjetivo mono aplicado a animales siempre me hace gracia.

Vale la rata del vídeo mola (algo) pero a no tiene nada que ver con la protagonista de mi cuento, y digo NADA  en mayúsculas. Mi “prota” chica es una RATONA, es decir la hembra de un ratón y no hay color entre una y otra.

Para los incrédulos dejo aquí una foto de la chica en cuestión, comparar y me decís.

Ratona

¡Ah! y todavía podéis convertiros mecenas de Gato enamorado y así ser los primeros en recibir un ejemplar. Entra en este enlace .

Ya sólo quedan 22 días (patito, patito)

Agradezco a Amanda Guglieri que me pasó el vídeo y aprovecho para decir que me interesa todo lo que tenga que ver con gatos. ¡Estoy engatada!

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.